Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Activistas bajo acecho

Por: OVV LGBTIQ+

En esta entrega, a OVV LGBTIQ+ aborda los testimonios de 4 activistas y defensores de DDHH feministas y LGBTIQ+ sobre el acoso que han experimentado debido a su labor. Las violencias y ataques documentados se centran en el espacio virtual, específicamente en la red Twitter, ahora renombrada X.
 
En ese sentido, es importante resaltar que las políticas de criminalización en Venezuela se suman a las olas de mensajes de odio vía redes sociales y la organización de grupos antiderechos.
 
Ante ello, la labor de defensa de derechos humanos en Venezuela se ve obstaculizada por políticas en contra del derecho a la asociación y el mismo derecho a defender derechos, cuando se centra en temas como la diversidad sexual, los derechos sexuales y reproductivos y otros relacionados con la orientación sexual, identidad o expresión de género y/o diversidad corporal estos obstáculos se agravan. Esto se debe a los grandes estigmas y prejuicios sociales que enfrentan estas personas en un contexto donde los espacios para la difusión de narrativas antiderechos y contrarias a la dignidad humana han crecido y además, cuentan con el aval de representantes del Estado venezolano.
 
Igualmente, con el cambio de la plataforma digital X las medidas para protegernos ante los discursos de odio, ataques y hostigamientos han disminuido dejando así a las personas activistas y defensoras de derechos humanos aun más desprotegidas ante el incremento de dichos ataques.
 
Melanie Agrinzones expresó “¿Qué ha significado esto para mí? Por lo menos en la parte de redes sociales me ha afectado a nivel de salud mental –bastante–, el exponerme cada vez que voy a escribir algo, lo pienso un montón. Yo no subo fotos por ejemplo con mi familia y trato de no subir casi fotos mías. Para que los ataques no sean tan personales. No sé si está bien, pero puedo lidiar más con que sean ataques hacia lo que estoy haciendo o mi postura como activista que ataques personales. Aun así ha afectado mi salud mental. Entonces he decidido no exponerme tanto en redes.”
 
El Mesecvi indica que “activistas y defensoras de los derechos humanos de las mujeres y LBTIQ+, mujeres identificadas como feministas, defensoras de la igualdad de género y activistas trabajando en el ámbito de la salud sexual y reproductiva. En estos casos, la forma más frecuente de violencia es el ciberacoso, el cual busca amedrentarlas, propiciar su autocensura y silenciar opiniones relacionadas con temas que giran alrededor de cuestiones de género e igualdad.”
 
También, un hombre trans, activista digital ha sido víctima de insultos y ciberacoso en distintos niveles, que van desde comentarios de odio “leves” hasta los más fuertes como amenazas de muerte.
 
Además del hostigamiento digital, Geo enfatizó que también ha experimentado violencia de forma presencial en los trabajos que ha realizado sobre derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer, entre otras.
 
“El ser una figura pública cada vez más visible en medios de comunicación y RRSS me ha llevado a recibir múltiples ataques. He sido sometida al escarnio público en señal abierta de televisión nacional donde se ha usado mi nombre muerto para identificarme, con el único fin de atacarme y exponerme a la burla. En las Redes Sociales cuentas falsas se dedican a hacer comentarios a mis tuits y denuncias desde la transfobia para generar odio hacia mi labor como defensora de DDHH”, señala Richelle Briceño.
 
Julián Parra es un hombre intersex, activista por los derechos humanos y de la población LGBTIQ+. Es profesor de Geografía e Historia y magíster en Ecología del Desarrollo Humano y doctor en Desarrollo Humano. Inició en el activismo en 2009 junto a Ricardo Hung y la Alianza Lambda de Venezuela. En 2018 fundó Intersex Venezuela, organización que se dedica a defender los derechos de las personas intersex.

Entre 2019 y principios de 2023 dirigió el movimiento latinoamericano y caribeño intersex. El 19 de mayo de 2023 tuvo que huír del país debido a que él y su organización fue perseguida por el régimen de Nicolás Maduro. “Fue una situación de persecución, golpes, amenazas, hackeo e intervención de nuestras redes”, dijo Parra en una entrevista al OVV LGBTIQ+.
 
Los casos que expone OVV LGBTIQ+ buscan generar mayor conciencia sobre las distintas formas de violencias y discriminación que viven las personas LGBTIQ+ y feministas que asumen un activismo público en defensa de los derechos y dignidad humana.
 
Puede leer el boletín completo aquí
 
 
Red de Activistas Ciudadanos por los DDHH

Red de Activistas Ciudadanos por los DDHH

Red de Activistas ciudadanos por los DDHH promoviendo democratización de los DDHH

Más artículos del autor: