nana - Publicado por: nana, el 21 febrero, 2021

Ciudad Guayana: Daños a nuestra salud por falta de servicio de aseo urbano

Debemos, como ciudadanos conscientes, ejercer presión sobre las autoridades competentes para que hagan su trabajo, en vista del grave problema de salud ambiental que tenemos encima. Debe servir también esto, como una alerta para los ciudadanos, un llamado a pensar en qué ciudad estamos heredando a nuestros hijos.

#CiudadaníaActiva

Nuestras calles y avenidas están inundadas de desechos de todo tipo que no solo afean la ciudad si no que atraen animales, perros, gatos, ratas, moscas, mosquitos, y ahora hasta zamuros. Estos animales sirven como vectores transmisores de enfermedad (bacterias, hongos, parásitos) a todos los ciudadanos que habitamos en otrora esta bella ciudad.

Un envase tirado en la calle después de una lluvia se transforma en su propicio para criadero de mosquitos aumentando así la propagación del vector que trasmite la malaria y el dengue.

Lo primero que debemos destacar es que la recolección de los desechos de las áreas urbanas es competencia de los Municipios. Esto, aparece estipulado en el artículo 17 de las Competencias Municipales. Aunado a eso nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela,  hace referencia en sus artículos 83 y 127 a la salud como un derecho fundamental, y dice además que el Estado se compromete a mantener un ambiente libre de contaminación.

Las autoridades tienen la obligación de dar a sus ciudadanos calidad de vida digna y saludable. Esto incluso, está estipulado en la Carta de Derechos Humanos, en su artículo 25, donde hace referencia que toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure a ella y su familia, salud y bienestar.

Es importante señalar, que hay incluso fallas compartidas en algunas partes del problema. Tanto muchos ciudadanos, como las autoridades, tenemos responsabilidad en este flagelo que azota nuestra Ciudad Guayana. Unos, por lanzar la basura a la calle sin ninguna responsabilidad y otros, por no cumplir con el deber que le demanda la Constitución que no es nada más que recoger los residuos de nuestros hogares, empresa comercios, entre otros; y además establecer políticas públicas a fines de educar y concientizar a la ciudadanía con respecto al manejo de los desechos. 

Debemos, como ciudadanos conscientes, ejercer presión sobre las autoridades competentes para que hagan su trabajo, en vista del grave problema de salud ambiental que tenemos encima. Debe servir también esto, como una alerta para los ciudadanos, un llamado a pensar en qué ciudad estamos heredando a nuestros hijos.

Nuestra casa mayor necesita que nos ocupemos de su limpieza, y recobrar así, espacios verdes para la recreación de la familia.


Deja una respuesta